Beneficios de la musicoterapia en perros: Cómo practicarla en casa

Beneficios de la musicoterapia en perros: Cómo practicarla en casa

En animales asustadizos, enfermos, nerviosos o muy activos, la musicoterapia puede ser un gran aliado, pues les ayuda a calmarse cuando están solos o ante una situación que les causa estrés.

 

¿Cuántos de nosotros nos sentimos mal cuando tenemos que ir a trabajar o salir para hacer otras tareas y dejamos solos a nuestros peludos en casa?

Esa ausencia y soledad puede desencadenar ansiedad y estrés en muchos de nuestros perros.

Sin embargo, la soledad no es la única causa por la que nuestros animales sufren estrés y ansiedad. Mascotas enfermas, muy activas o miedosas también pueden sufrirlo.

 

 

Recientes estudios muestran que el sistema nervioso central de los perros funciona de forma muy similar a como lo hace el de los humanos. Los perros poseen neurotransmisores involucrados en el estrés y la ansiedad (también en el dolor y otros procesos patológicos) y esto repercute en su comportamiento, al igual que ocurre en los humanos.

Por ello, si la música posee un gran poder terapéutico en los humanos ¿por qué no puede tenerlo también en nuestros animales?

Efectivamente, como muchos conoceréis, la musicoterapia viene utilizándose con perros desde hace años con resultados muy positivos. Ahora bien, debemos conocer cómo utilizar la música para conseguir un efecto calmante en nuestros perros.

 

 

¿En qué consiste la musicoterapia con perros? ¿Cuáles son sus beneficios?

La musicoterapia es, como su propio nombre indica, el empleo de la música con fines terapéuticos, por lo general psicológicos.

Así, la musicoterapia en perros busca modificar su estado emocional, al igual que en los humanos.

Sin embargo, aunque la musicoterapia suele usarse con fines calmantes, también puede ayudarnos a conseguir en nuestro perro una sensación de bienestar por la liberación de endorfinas.

La música puede provocar en el perro la reducción del ritmo respiratorio y cardiaco, la secreción de hormonas y neurotransmisores e incluso actuar directamente sobre su metabolismo.

Debemos considerar, sin embrago, que los perros tienen el sentido del oído muy desarrollado y son capaces de escuchar sonidos cuatro veces más lejanos que los que escuchamos los humanos y en frecuencias que nosotros no somos capaces de percibir y esto va a condicionar nuestra elección de la música para hacer terapia con él

Lo más importante, tras tener claro el fin que queremos conseguir en nuestro perro, es elegir la música adecuada y preparar el entorno para que la terapia tenga éxito.

 

Música para perros: Crea una playlist con Spotify en función de su personalidad

 

¿Cómo practicar musicoterapia con mi perro?

Lo primero y más importante es elegir el tipo de música para que la terapia alcance el objetivo que buscamos.

Así, si lo que deseamos es un efecto calmante y mejorar la sensación de bienestar en nuestro animal, una apuesta segura es la música clásica. Este tipo de música ayuda a liberar endorfinas y disminuye la presión sanguínea y el ritmo cardiaco, la frecuencia respiratoria y los niveles de adrenalina (que son elevados en situaciones de ansiedad y estrés). Todo ello provoca una relajación muscular a nivel general y una sensación de calma y bienestar.

 

 

La música clásica podemos acompañarla de un masaje relajante, incluso recompensar al perro con sus premios favoritos, halagos, aprobación verbal (“muy bien”…) y caricias cuando se encuentre relajado. De esta forma conseguiremos que asocie esa música con la relajación y podremos utilizar la misma música más adelante y en otras situaciones para que alcance la sensación de calma y bienestar de forma más rápida.

Algunos estudios estadounidenses apuntan también al poder terapéutico del reggae, jazz, rock suave y rock sinfónico como fuente de bienestar para el perro.

Violines, tambores y guitarras también tienen muy buena aceptación entre los canes. Si buscamos la estimulación muscular en nuestro perro, podemos elegir música rítmica y alegre y probar a bailar con él. Nuestro peludo interpretará el baile como un juego, disfrutará de él y liberará endorfinas, sintiéndose en un estado placentero y agradable.

 

 

Nunca debemos utilizar sonidos que puedan ser agresivos para el oído de nuestro perro.

Una vez elegido el tipo de música, cuidaremos que el volumen no sea muy alto, para que no le moleste.

Después, invitaremos a nuestro perro a acomodarse en su lugar favorito y a que se vaya relajando y cerrando los ojos lentamente, algo que conseguiremos a medida que su ritmo cardiaco disminuya y se reduzcan las pulsaciones, dando paso a una respiración más lenta.

En cuanto al entorno en el que llevar a cabo la terapia, es importante tener en cuenta que debe desarrollarse en un ambiente que al perro le resulte familiar y en el que él se encuentre seguro, tranquilo, sin sobresaltos y en el que no puedan darse situaciones impredecibles. En definitiva: un ambiente controlado y en calma.

Si nuestro perro tiene miedo a ruidos fuertes como petardos y cohetes o  truenos, podemos practicar musicoterapia en un ambiente tranquilo, recompensarlo y después extrapolarlo a los momentos en que él se siente amenazado. Si ha aprendido a relacionar la música con un estado de bienestar, es mucho más sencillo que llegue a calmarse en estas situaciones que él identifica como un peligro.

 

 

¿Dónde encontrar música relajante para perros?

Tanto Youtube como Spotify, por ejemplo, nos ofrecen la posibilidad de disfrutar de música relajante para nuestros perros y gatos. Es tan fácil como:

1.- Entrar en la página principal de Spotify o Youtube.

2.- Buscar “relaxmydog” “relaxmycat”o “musicoterapia para perros/gatos”.

3.- Elegir la opción que deseemos y más se ajuste al perfil de nuestro perro.

También podemos crear nuestra propia lista en función de nuestros gustos y los de nuestros peludos.

 

¿Cuál es la música favorita de tu mascota? ¿Has probado alguna vez a practicar musicoterapia con ellos? En el caso de haberlo hecho, ¿Cuál ha sido su respuesta ante la música? ¡Cuéntanos!

 

* Este campo es obligatorio
Sin comentarios

Publicar un comentario