Síndrome de Cushing: la enfermedad que compartimos con perros y gatos

Síndrome de Cushing: la enfermedad que compartimos con perros y gatos

El aumento de glucocorticoides (cortisol) produce el Síndrome de Cushing en humanos, perros, gatos y caballos. Sus consecuencias pueden ser muy graves. Sigue leyendo y descubre su origen, síntomas y tratamiento.

 

Humanos, perros, gatos y caballos compartimos una enfermedad: el Síndrome de Cushing.

En este trastorno se da un exceso de glucocorticoides en sangre y su origen puede ser endógeno (el propio cuerpo genera el cortisol) o exógeno (el paciente toma corticoides en exceso como tratamiento para alguna enfermedad).

En el 90% de los casos se produce por un tumor en la hipófisis (situada en la base del cerebro, ayuda a controlar la secreción de hormonas) y en el 10% restante por un tumor en la glándula suprarrenal (situadas muy cerca de los riñones, producen hormonas como el cortisol).

La enfermedad de Cushing es más frecuente en perros y caballos que en humanos y gatos, aunque por sus graves consecuencias (que pueden llevar  a la muerte a medio plazo) es muy importante su diagnóstico precoz.

En los perros existe predisposición racial: los casos de origen hipofisario son más frecuentes en Caniche Enano, Teckel, Boston Terrier y Bobtail (perros pequeños) y los tumores de corteza suprarrenal en Yorkshire Terrier, Caniche Enano, Teckel y Pastor Alemán.

 

Síndrome de Cushing: la enfermedad que compartimos con perros y gatos

Imagen: Scott Adams

 

Síntomas del Síndrome de Cushing

En humanos:

  • Obesidad: acumulación de grasa en abdomen y parte posterior del cuello.
  • Cara redonda (forma de luna llena).
  • Extremidades finas (atrofia muscular en casos avanzados).
  • Caída del cabello.
  • Aumento de bello corporal y trastorno menstrual en mujeres.
  • Lesiones cutáneas: hematomas, acné y estrías rojas en abdomen.
  • Deficiente cicatrización de heridas.
  • Osteoporosis.
  • Aumento de glucosa en sangre.
  • Hipertensión arterial: retención de líquidos y sal.

 

En perros:

  • Aumento de la ingestión de agua y eliminación de orina (polidipsia y poliuria).
  • Aumento del apetito y, en consecuencia, de la ingesta de alimento (polifagia).
  • Atrofia muscular y laxitud de ligamentos.
  • Letargia.
  • Distensión abdominal y aumento del tamaño del hígado.
  • Aumento del jadeo e intolerancia al esfuerzo.
  • Alteraciones en la reproducción: ausencia de celo, atrofia testicular, virilización en hembras.
  • Afecciones cutáneas: piel más fina, fragilidad en vasos dérmicos, problemas de cicatrización de heridas y aparición de infecciones.

 

 

Síndrome de Cushing: la enfermedad que compartimos con perros y gatos

Imagen: Austin Community College

 

En gatos:

Los síntomas son muy similares a los de los perros, aunque hay que destacar que una de las mayores manifestaciones es la fragilidad de la piel, que puede llegar a desgarrarse con el simple manejo del gato.

 

Síndrome de Cushing: la enfermedad que compartimos con perros y gatos

Imagen: Mariposa Veterinary Wellnes Center

 

Tratamiento del Síndrome de Cushing

Aunque existe medicación que se ha usado en casos de Síndrome de Cushing con el fin de regular la producción de corticol, los resultados en general no han sido los esperados y los efectos secundarios cuantiosos.

Por ello, se suele optar por la extirpación quirúrgica y, si el tumor es maligno, posterior tratamiento con radioterapia o quimioterapia.

En perros y gatos se está usando el trilostano, un medicamento que inhibe la síntesis de cortisol y permite regular la producción de glucocorticoides.

 

¿Conocías algo acerca del Síndrome de Cushing? ¿Sabes de algún caso en tu entorno? Esperamos que la información que aportamos en este post te pueda ser de utilidad.

 

Fuentes: larazon.es, Mapfre.es, bienestaranimal.altarriba.org, argos.portalveterinaria.com

Imagen destacada: James Joel

 

* Este campo es obligatorio
2 Comentarios
  • Rosa M

    2 julio, 2019 at 12:17 pm Responder

    Hola buenos días.

    Acabo de dar con este articulo buscando información sobre el Síndrome de Cushing, ya que mi perra Puka, una Yorkshire de 10 años ha sido diagnosticada hace casi dos meses de esta enfermedad.

    Acudimos al veterinario por perdida de pelo en rabo y ocico, y bueno sobre todo por el abdomen muy hinchado, al que en un principio no había dado importancia, y una vez allí tras preguntarme la veterinaria todo lo correspondiente, todos los síntomas coincidían con posible Síndrome de Cushing, (beber mucho, comer mucho, orinar mucho, piel muy fina y mas oscura de lo normal, caída de pelo) tras decirle a todo que si me confirmo que casi era seguro que tenia Cushing, pero había que confirmarlo con analíticas y si daban positivas medicar. hicimos analítica general y especifica de la enfermedad y dieron positivas. Ahora estamos regulándole la medicación ya que tras un mes y dos analíticas de control siguen dando los valores algo altos en cortisol.

    La verdad es que de primeras asusta un poco la enfermedad, he de reconocer que aun estoy asustada ya que no la tenemos controlada, te explican que es y en que consiste… y bueno siempre te quedan dudas que o no preguntas por miedo o por que en ese momento no sabes que preguntar, y es luego por internet donde ya sabiendo que puede tener tu perro/a buscas información concreta.

    Deberían haber mas artículos como este, incluso mas extensos donde expliquen mas sobre la enfermedad para poder cogerla mas a tiempo, ya que cuando buscas algo sobre barriga hinchada en perros te sale lo peor de lo peor, pero casi ningún articulo o ninguno (en mi caso) te remite a tener información sobre esta enfermedad que también es peligrosa si no se medica.

    Bueno esta es mi experiencia reciente, y agradezco el articulo ya que siendo tan corto, es muy acertado dando detalles y sintomas, y seguro puede ayudar a algún otro dueño de perro a acudir de forma mas temprana al veterinario, a veces no acudimos por no dar importancia y nunca esta de mas una visita al veterinario. Yo aun teniendo clara ya que enfermedad tiene mi perra aun sigo buscando información sobre ella, y en cada articulo que leo aprendo algo nuevo.

    • Mediterranean Natural

      2 julio, 2019 at 4:30 pm Responder

      ¡Hola Rosa!

      En primer lugar agradecerte tu comentario. Nos alegra que nuestro post haya sido de tu interés y que te haya ayudado algo en el conocimiento del Síndrome de Cushing, que por desgracia padece tu perrita.

      Comentarios como el tuyo nos animan y ayudan a seguir trabajando en la publicación de información de interés para todos.

      Esperamos que este post también sea de interés para otros muchos lectores que, como tú, buscan información de esta desconocida enfermedad.

      Un fuerte abrazo y mucho ánimo. Estamos seguros que tu perrita irá mejorando y pronto su enfermedad estará más controlada.

      Saludos.

Publicar un comentario