Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

Existen diferentes razones por las que algunos perros comen heces. En este post hablamos sobre qué es la coprofagia, tipos, causas y cómo evitarlo y tratarlo.

 

Estás plácidamente paseando con tu perro por el parque, disfrutando de una escena idílica y de repente…  ¡Oh, no! ¿qué se ha llevado a la boca? Te acercas corriendo y descubres que ¡Se está comiendo una caca! Tu cara de asco y estupor es un cuadro y, sin embargo, la cara de satisfacción de tu perro es lo más. Hablemos de coprofagia ¿te suena?

 

¿Qué es la coprofagia?

La coprofagia es el hábito voluntario de consumir heces propias o de otros animales (de la misma especie o de otra especie).

Esta práctica es habitual en algunos perros y suele asociarse a problemas de salud o enfermedades como el síndrome de mala absorción y/o exceso de alimentos, pancreatitis o infecciones intestinales.

Lo positivo es que la conducta de comer cacas puede ser modificada por un etólogo con una serie de refuerzos positivos.

 

Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

 

Tipos de coprofagia

Cuando hablamos de la práctica de comer heces de animales, podemos diferenciar entre tres tipos diferentes:

1.- Autocoprofagia: es aquella en la que el animal se come sus propias heces.

2.- Coprofagia intraespecífica: aquella en la que se comen heces de animales de la misma especie.

3.- Coprofagia interespecífica: aquella en la que se comen heces de otros animales (otras especies).

 

Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

 

¿Por qué un perro se come las cacas?

La coprofagia es un hábito que no ha sido extensamente estudiado, por lo que se manejan un gran espectro de causas.

Nosotros hemos seleccionado las causas más comunes señaladas por los expertos con el fin de ofrecer una visión lo más ajustada pero, a la vez, completa posible:

 

1.- Mi perro está enfermo:

Ante este tipo de conductas lo primero que hay que descartar es que nuestro perro esté enfermo, es decir, que exista una patología que pueda desencadenar la ingesta de heces.

 

2.- Se debe a una conducta maternal:

Algunas hembras comen las heces de sus propias crías para mantener limpio tanto el lugar como a sus propios cachorros.

Este comportamiento se asocia al instinto ancestral de los cánidos que, viviendo en plena naturaleza, se comían las heces de sus cachorros para evitar que pudiesen ser acechados por un depredador, al rastrear sus deposiciones.

 

 

3.- A mi perro le gusta comer cacas:

Hay perros que encuentran una satisfacción positiva en esta conducta: comer heces es un refuerzo positivo en sí mismo.

En este sentido, los perros encuentran muy deliciosas las cacas de gato. Los que convivan con gatos en casa habrán observado cómo su perro acude de vez en cuando al arenero e incluso durante el paseo también puede buscar lugares donde defecan gatos para comer sus heces.

 

4.- Se come las cacas por imitación:

Este es al caso de los perros que, observando a su cuidador humano cuando recoge su caca, imitan esta actividad.

 

Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

 

5.- Es una muestra de sumisión:

Algunos estudios señalan que los perros más sumisos dentro de una manada comen las heces de los perros más dominantes.

 

6.- Mi perro está estresado, aburrido o simplemente quiere llamar la atención:

Suele darse más en perros que pasan muchas horas solos. Pueden comer cacas por puro aburrimiento, por ansiedad o porque demandan algo de atención. Cuando se come una caca y le regañamos, nuestro perro consigue que dirijamos nuestra atención hacia él, aunque sea para regañarle. Así, esto puede convertirse en un hábito.

 

Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

 

7.- La alimentación de mi perro no es la adecuada:

La falta de fibra en la dieta, por ejemplo, puede desencadenar en la ingesta de heces.

 

Como veis, hay un amplio abanico de causas por las que un animal puede comer cacas a falta de nuevos estudios que nos den más información sobre ello.

 

¿Cómo evitar que mi perro coma cacas? ¿Qué hago si come heces?

Indudablemente, lo primero a tener en cuenta si nuestro perro come heces de forma habitual, es desparasitarlo internamente para que no desarrolle parásitos intestinales.

Si en casa tenemos una madre con cachorros, limpiar escrupulosamente su zona para evitar que puedan ingerir sus propias heces o que su madre lo pueda hacer por ellos. Sé por experiencia que tener cachorros en casa (si son muchos, más aún) es vivir pegada a una fregona. Hay que ser lo más higiénicos posibles.

Nunca debemos castigar verbal ni físicamente a nuestro perro que sufre coprofagia, sino que debemos estimularlo mediante el refuerzo positivo: premiarle en el momento adecuado (cuando lo haya ignorado) para que no se coma la caca, bien con un snack, una caricia u otro premio.

 

Snacks naturales para perros fabricados en España

 

Si nuestro perro pasa muchas horas solo o está muy estresado, debemos proceder a su enriquecimiento ambiental mediante juegos interactivos, paseos conscientes y pasar más tiempo juntos. Esto puede ayudar a reducir la ingesta.

También se recomienda intentar hacer menos atractivo el consumo de cacas añadiendo sustancias aversivas que hagan que al acercarse a olerlas no quieran comérselas.

Si el hábito se desarrolla durante los paseos, vigilar y controlar que nuestro perro no ingiera nada del suelo hasta que se elimine la conducta.

Es recomendable, además, ofrecer a nuestro perro un suplemento de enzimas pancreáticas supervisado por nuestro veterinario de confianza, pues suele reducir la ingesta de heces.

A parte de todo lo anterior, adiestrar a nuestro perro y enseñarle a que no coja nada del suelo y, si lo coge, que lo suelte inmediatamente a la orden de un comando, es una medida de prevención imprescindible no solo por la ingesta de cacas, sino también por otros alimentos, productos o sustancias que puedan ser aún más perjudiciales para su salud.

 

Coprofagia: ¿Por qué mi perro se come las cacas?

 

Como veis, el tratamiento para que nuestros perros no coman cacas debe ser la suma de varios tips, pues no existe una fórmula mágica que evite su ingesta. Además, al haberse realizado pocos estudios que identifiquen el hecho de porqué lo hacen, su identificación y tratamiento, tampoco existen tratamientos concluyentes por sí mismos.

 

¿Tu perro come cacas? ¿Has tratado de aplicar con él alguna estrategia para modificar esa conducta?

 

Perros con Historia
Perros con Historia

Un blog sobre historias de perros y perros en la historia, cultura y agenda muy perruna

Web: https://perrosconhistoria.com/

 

* Este campo es obligatorio
Sin comentarios

Publicar un comentario