Reconocimiento veterinario postvacacional

Reconocimiento veterinario postvacacional

Tras las vacaciones, sobre todo si hemos viajado con nuestro perro, es recomendable llevarlo al veterinario para que realice un completo reconocimiento y exploración.

 

Tic, toc, tic, toc… Se acabaron las vacaciones, los excesos, los días de campo o playa… y toca ponerse a punto. Es más que recomendable, si hemos estado fuera de nuestro lugar de residencia habitual, una visita al veterinario para comprobar que está todo bien.

En la visita, el “dogtor” realizará un control rutinario (siempre, siempre lo hacen) por todo el cuerpo: si la trufa está húmeda, seca, caliente o fría; se observa si la presión sanguínea es adecuada en la boca, miran la respuesta de la pupila a la luz, comprueban que no haya nada raro o ninguna infección en oídos, les exploran todo el cuerpo (cabeza, cuello, tórax, abdomen…) para descartar que haya bultos o heridas, se vigila que el aparato reproductor esté correctamente, al igual que el ano. También se toma el pulso (que suele rondar las 80-120 pulsaciones por minuto) y la temperatura (cuyos valores normales son 38’5-39ºC), además de auscultar el corazón.

 

Reconocimiento-veterinario-postvacacional-2

 

Esta “rueda de reconocimiento” se realiza siempre que acudimos a consulta. Nuestro veterinario de confianza nos pregunta sobre el estado de nuestro perro mientras la realiza, por lo que en muchas ocasiones apenas somos conscientes de la completa exploración.

Si el veterinario lo considera necesario, tomará una muestra de sangre de una de las patas delanteras para ver que todos los parámetros son correctos y los órganos funcionan a la perfección (a partir de los 5 años es recomendable hacer un análisis de sangre cada 2 años y uno anual a partir de los 8).

También comprobará, al haber salido de casa, si tu peludo tiene algún parásito; especialmente, si le has llevado a consulta porque “le veo raro” o “últimamente está apagado, no come tanto”.  Mediante el tacto y la vista puede diagnosticarse si está infectado por pulgas o garrapatas. Pero necesitaremos análisis más explícitos para ver si hay algún otro parásito externo o interno.

 

Reconocimiento-veterinario-postvacacional-3

 

Los parásitos pueden causar múltiples síntomas e incluso enfermedades (llegando incluso a ser mortales). Por eso es tan importante proteger a nuestro colega de cuatro patas de la acción de todos estos molestos seres.

Para los parásitos externos (garrapatas, pulgas, piojos, mosquitos) podemos usar collares o pipetas que, dependiendo de las indicaciones del fabricante, pueden cubrir 6 u 8 meses en el caso de collares y unas 3-4 semanas en el caso de pipetas.

Tanto uno como el otro, se expanden por la piel creando una película protectora por lo que, si les bañamos, esa película se elimina. Por eso es recomendable retirar el collar al bañar, que volverá a ser efectivo a las 24h. En el caso de las pipetas, las aplicamos después del baño.

Las pulgas, además de picar mucho, pueden infectar toda nuestra casa y a nosotros mismos. Al igual que las garrapatas, que podemos tenerlas nosotros también, y que provocan una infinidad de enfermedades: borreliosis, ehrlichiosis, hepatozoonosis, babesiosis…

 

Reconocimiento-veterinario-postvacacional-4

 

El mosquito pica y molesta; y el phlebotomo transmite la temida Leishmaniosis, que no es una enfermedad necesariamente mortal pero no tiene cura, y que nosotros también podemos padecerla si nos pica el phlebotomo. Es importante conocer que si convivimos con un perro u otro animal infectado por Leishmania infantum, no nos va a contagiar nada.

Internamente tenemos que proteger contra gusanos redondos, gusanos planos y protozoos. Para esto hay en el mercado, siempre bajo recomendación veterinaria, pastillas que actúan limpiando todo el sistema digestivo de los posibles parásitos. Se prescriben una vez cada tres meses.

Un perrete sano es un perrete feliz. Si ves que tu peludo está, simplemente “raro”, acude a la clínica veterinaria cuanto antes. Ellos no se quejan como nosotros y mucho menos te va a decir que le duele algo, así que una visita al veterinario puede evitarnos problemas posteriores.

 

Imágenes de Brian Y., Joe Futrelle y tomadas en Clínicas Veterinarias Veterpet.

 

Cuatro Huellas
Cuatro Huellas

El blog de Irene, Berni y Blu (humana, perro y agapornis). Muy concienciados con el respeto y el amor a los animales.

Web: https://cuatrohuellasblog.com/

 

* Este campo es obligatorio
Sin comentarios

Publicar un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín
¡Recibe una vez al mes los mejores contenidos!
Respetamos tu privacidad. Tus datos estarán a salvo y nunca serán compartidos.
Don't miss out. Subscribe today.
×
×
WordPress Popup Plugin