Fray Bigotón: de perro callejero a monje franciscano