Brinks, el pit bull más sonriente del mundo