Elke Vogelsang: la fotógrafa de perros que caza emociones